Una de las disculpas que suele ponerse a la hora de justificar una dieta poco saludable, sobe todo en los jóvenes, es la de que es muy caro comer sano. Sin embargo, desde Palestra te vamos a dar seis consejos muy sencillos para que comas lo más sano posible sin caer en gastos inútiles:
1. Compra los productos de temporada.
Hay muchos productos alimenticios que se producen exclusivamente en una temporada del año. Aprovecha a consumirlos en esos meses porque no sólo serán más baratos sino que además serán mucho más sabrosos.
2. Ten claro lo que vas a comparar antes de acudir al supermercado.
Hacer una lista, antes de salir de casa, en donde se refleje los alimentos que necesitamos es una buena estrategia. De esta forma aseguramos únicamente comprar lo que realmente necesitamos, evitando caer en las tentaciones de última hora que suelen aparecer en los finales de cada pasillo o junto a las cajas de pago (chocolates, golosinas, bolleria industrial...)
3. Compra alimentos "básicos".
Evita caer en tentaciones superfluas y costosas que perfectamente puedes suplantar con alimentos mucho mas básicos y económicos, y no por ello menos saludables. Algunos alimentos básicos serían las frutas y verduras, legumbres, arroz, huevos...
4. Cocina más en tu casa.
Los alimentos precocinados no sólo contienen mas calorías sino que hasta pueden costar 5 veces mas que el mismo alimento crudo, por lo que cocinar nosostros supondrá un importante ahorro. Ni que decir tiene que los alimentos encuadrados dentro de la "fast food" quedan totalmente descartados en este apartado por su alto contenido calórico y de compuestos artificiales (conservantes, potenciadores de sabor, colorantes...).
5. Aprovecha los descuentos y cupones que te ofrecen los supermercados y los peroódicos o revistas.
Las grandes superficies comerciales y cadenas de supermercados suelen ofrecer cupones de descuento en las compras para atraer a la gente y, una vez allí, obligarles a comprar cosas que seguramente no necesitan (la célebre disculpa de "ya que vine, aprovecho para comprar"). Si aprovechas bien estas ofertas, podrás ahorrarte hasta 10 € al mes, una cantidad nada desdeñable si tenemos en cuenta los tiempos que corren.
6. Haz la compra después de comer.
Si haces la compra antes de alguna comida, lo más probable es que el hambre te pase una mala pasada e, incluso con lista de por medio, caigas en la tentación y compres productos que ralmente no necesites y/o poco saludables. Sin embargo, hacer la compra con el estómago lleno te asegurará una compra más racional y adecuada a tus necesidades reales.