El volumen y la forma de las piernas estará altamente condicionado por la genética, sin embargo gracias al ejercicio siempre puedes modelar esta parte de nuestro cuerpo. Está claro que hacer deporte no te va a garantizar unas largas piernas de modelo, ni mucho menos, pero si puede ayudarte a combatir las piernas hichadas, las varices, la celulitis, la flaccidez, el exceso de peso... Por lo tanto, el ejercicio físico contribuye en gran medida a la belleza de las piernas, pero no solo eso, sino que tambien mejora la circulación y acelera el metabolismo.

Pero cuidado, llevar una vida activa es siempre saludable, pero extrema la precaución a la hora de seleccionar tus ejercicios porque ni todos son iguales, ni todos se adaptan a los mismos objetivos. Por lo tanto, si la elección no es adecuada, puede ser que no solo no logremos el efecto deseado sino que encima produzcamos el efecto inverso. Debes de tener claro que cada persona es un mundo por lo que cada figura debe moldearse de diferentes modos, empleando diferentes métodos y sistemas de entrenamiento.
58984_152545154763747_150628548288741_388521_6615169_n.jpg

Cómo conseguir unas piernas con menos grasa
En primer lugar debes saber que, hacer ejercicio con regularidad, quema calorías aunque no de la zona ejercitada, sino de donde se almacenan (barriga en hombres, caderas en mujeres fundamentalmente). Por lo tanto no esperes adelgazar por partes porque el cuerpo humano no funciona así. Uno de los errores más comunes es realizar ejercicios muy analíticos de piernas o abdominales creyendo que así se elimina la grasa que hay encima de los músculos que trabajamos. Incluso, si insistes mucho en estos ejercicios analíticos no deberá extrañarte que, en lugar de ganar peso, ganases unas tallas más ,justo en la zona donde la quieres perder, al desarrollar el volumen de la musculatura de esa zona.

Si quieres perder peso no hay más secreto que una combinación de dieta y ejercicio aeróbico de baja intensidad que, si se quiere acompañar de tonificación, puede acompañarse con ejercicios de fuerza-resistencia. Las piernas serán una de las zonas en donde notarás los primeros efectos puesto que están formadas por grandes grupos musculares que requieren de un gran consumo energético para mantenerse activas.

La gran ventaja de perder peso combinando ejercicio y régimen, respecto al que únicamente lo pierde con régimen, es la firmeza que experimentarás en tus músculos. Los que pierden peso únicamente con régimen, no sólo perderán la grasa de las piernas y otras zonas, sino que además perderán masa y tono muscular, con lo que estéticamente y funcionalmente saldrán perdiendo.

Olvídate de las piernas hinchadas.
Vivimos en una sociedad eminentemente sedentaria, donde pasamos muchas horas sin mover las piernas lo que, a menudo, provoca que las piernas se hinchen porque se dificulta la circulación (el corazón bombea sangre hacia las extremidades a favor de gravedad pero el retorno es en contra, con la consiguiente dificultad). Todo ello constituye un circulo vicioso: cuanto más hinchadas estén las piernas, peor es la circulación, y cuanto peor es la circulación, más se hinchan las piernas.

Este circulo vicioso se rompe movilizando las piernas y, por tanto, el corazón. No debes comenzar realizando grandes esfuerzos, basta con empezar realizando pequeños cambios en tu vida diaria: sube las escaleras a pie, bájate del bus un par de paradas antes... Pueden parecerte pequeños cambios pero sirven para poner a los músculos de las piernas a trabajar y, de paso, activar los mecanismos de drenaje. No debes caer en el error de comenzar con grandes y severos cambios porque corres el riesgo de agobiarte y abandonar antes de tiempo.

Y como máxima, quédate con la idea de que movese es adictivo, así que cuanto más te muevas, menos te cuesta hacerlo y mejor disposición tienes a seguir haciéndolo.